Declaración de lo que creemos
Creemos que:
  1. La Biblia es la Palabra de Dios, escrita bajo la inspiración del Espíritu Santo, y que su enseñanza es autoridad absoluta, suprema y vigente para todo ser humano. Es nuestra guía tanto para lo que creemos como para nuestra manera de vivir.
  2. Hay un único Dios personal, que es Santo, Creador, Soberano, y Sustentador de todas las cosas, existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  3. Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre, que fue engendrado por el Espíritu Santo en la virgen María. Que vivió como humano pero sin pecado, murió como sacrificio por nuestros pecados y resucitó corporalmente para nuestra Salvación. Que ascendió a los cielos donde intercede a favor de sus seguidores y vendrá para buscar a su iglesia y juzgar a los incrédulos.
  4. El Espíritu Santo actúa en la vida de los seres humanos y regenera a los que creen en Jesucristo. Da vida eterna y viene a morar en el creyente desde el momento en que éste pone su fe en Jesucristo para su salvación.
  5. La existencia de Satanás y sus demonios es real, y aunque ha sido vencido por la obra de Jesucristo en la cruz, se opone a todas las manifestaciones de la obra de Dios. Actúa en contra de los seguidores de Jesucristo en este mundo y trata de engañarlos para que sigan sus pasos.
  6. El ser humano fue creado por Dios a su imagen y semejanza, y por un acto de desobediencia a Él se hizo pecador por naturaleza. Como consecuencia, rompió sus sanas relaciones con Dios, consigo mismo y con su prójimo, y necesita la ayuda de Dios para su salvación, a fin de restablecer su buena relación con Él.
  7. El ser humano recibe la salvación eterna por medio de un acto de fe en la Gracia de Dios, la cual se ha manifestado en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. En consecuencia, la salvación es un don de Dios que cada ser humana tiene la responsabilidad de recibir o rechazar.
  8. El creyente es bautizado por el Espíritu Santo al momento de creer en Jesucristo, acto mediante el cual es incorporado a Su Iglesia.
  9. Es responsabilidad de cada creyente, motivado por el amor de Cristo y capacitado por el Espíritu Santo, vivir como Dios exige a través de su Palabra. La nueva vida en Jesucristo.
  10. Estar sujeto al control del Espíritu Santo es una condición indispensable para el crecimiento de la vida cristiana y el cumplimiento de la misión de proclamar el evangelio, tanto a través de la vida como de las palabras.
  11. La Iglesia está constituida por todos los que confiesan a Jesucristo como Señor y único Salvador y que su misión es proclamar el evangelio a todo el mundo hasta que Cristo venga otra vez.
  12. La resurrección de todos los seres humanos que han muerto será una realidad: los creyentes para vida eterna y los incrédulos para condenación eterna.